miércoles, 4 de julio de 2012

EL INVERNADERO DEL MATADERO









                          El Invernadero del Matadero, situado en el inmenso recinto de 85 185 m2 que ocupaba el antiguo matadero, a la derecha según se entra de la Casa del Reloj, el edificio caracterizado por tener una torre con un reloj. Construido aprovechando la antigua Nave de Patatas, es una bella nave industrial de 7.100 m2 de extensión diseñada a inicios del Siglo XX por el arquitecto Luis Bellido y González sostenida por una estructura decimonónica de hierro fundido, a la que solamente se le cambio la techumbre original por un techo acristalado provisto de unas persianas que permiten graduar la cantidad de luz que llega al recinto. El Invernadero junto con algunas pocas estaciones de ferrocarril son los pocos ejemplos que nos van quedando de la Arquitectura del Hierro del siglo XIX.








                Como el recinto está dividido en cuatro secciones, Flora tropical, Flora subtropical, Plantas crasas y cactáceas y Plantas de crucero y acuáticas, cada uno encuadrada en salas separadas entre si, con solo ir a una sala que no fuera ocupada por el colegio (ya digo educadísimos pero a un así lógicamente la maestra explicaba las características de las plantas y no era plan), entrabas en un reino de paz y tranquilidad solo interrumpida por el piar de una serie de gorriones que han encontrado en las naves del invernadero un lugar cálido y lleno de frutos tropicales para vivir.
Por todo el recinto te puedes mover libremente siempre que respetes un mínimo de normas, que salvo la de fumar para quien, tenga ese vicio, son perfectamente lógicas soportables y para cualquiera.
                  








                     
Direcciones y accesos
Paseo de la Chopera, 14. 28045 Madrid
Autobuses: 6,18,19, 45,47, 59, 62, 76, 78, 86, 148, 247
Metro: Legazpi, Líneas 3 y 6
Cercanías: Embajadores







1 comentario:

Lola dijo...

Que fotografías tan preciosas. He estado hace poco y nada que ver :( Estaba muy descuidado. No sé si por los recortes, si tendrían alguna huelga o qué pasaba, pero daba pena verlo.